Fotografía: Ivet Pasquel

Édgar Espínola Licona, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Hidalgo (CCEH) destacó que para la ejecución de los tres proyectos que se desarrollarán en Hidalgo incluidos en el Plan de Infraestructura, es poco probable que las Micro, Pequeñas y Medianas empresas (MiPymes) constructoras hidalguenses participen.

“La mayoría de los proyectos vienen con una gran constructora detrás y los empresarios del sector en Hidalgo, no están contemplados”, lamentó.

Detalló que algunos de los proyectos son concesiones y otros los ejecutará Petróleos Mexicanos (Pemex), así como la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de manera directa.

Mencionó que el proyecto de Refinería de Tula para 2021, que está dentro de un portafolio de proyectos, apenas está comenzando a permear hacia los constructores, porque quienes están proponiendo los proyectos, son inversionistas de grandes constructoras, “difícilmente beneficiaría a la micro y pequeña empresa”.

Por otra parte, indicó que el sector se encuentra entusiasta con el tema del proyecto de la autopista Real del Monte-Huasca, con una inyección de dos mil 600 millones de pesos, en el que estarían acercándose a ellos para apoyar a la constructora que gane la licitación para su realización.

Explicó que con el proyecto de la Refinería de Tula sucederá algo similar como cuando llegó la Empresa Modelo a la entidad, en la que sí hubo subcontrataciones, debido a que en la entidad, la mayoría de las empresas son micro, pequeñas y medianas, por lo que no pueden entrar a la licitación de grandes obras, aunque sí a las construcciones que complementen el proyecto.

“Sería bueno que en paralelo se den estos proyectos, que son importantes, pero que el gobierno municipal, estatal y federal haga obras complementarias a los mismos, con recursos fiscales en las que micro, pequeña y medianas empresas, que son la mayoría que están en Hidalgo, puedan participar directamente y no a través de subcontratos”, finalizó.